La bardana

 
Bardana Zelesse  

¿Qué es la bardana?

La bardana es una planta de la familia de las Compuestas, originaria de Europa y Asia, pero también crece en el continente americano.

Mide entre 60 y 80 centímetros de altura, tiene tallo grueso, estriado, con profusión de ramas y hojas aovadas (con forma de huevo, más anchas por la base que por la punta); rematan estas ramas una flores color púrpura o rojo violáceo intenso, cuyo cáliz tiene unas espinas acabadas en forma de anzuelo. Es la definición que la Real Academia de la Lengua hace de la palabra bardana (Arctium lappa).
 

 

     
     
     

¿Dónde puede encontrarse?

 
Crece al borde de caminos, carreteras, terraplenes o en zonas abandonadas o ruinosas, pero generalmente en las cercanías de núcleos poblados. El fruto de la bardana se queda "pegado" en la piel de los animales a través de las espinas ganchudas que poseen, lo que ayuda en su proceso de reproducción. Su cultivo se realiza en pleno campo debido a las exigencias de sus poderosas raíces.
 
 
 

¿Qué usos medicinales tiene hoy?

 
En la raíz de la bardana se concentran las sustancias medicinales de esta planta. La recolección de las raíces se realiza cada dos años, antes de la floración, por ser el momento de máxima concentración de principios fitoactivos como inulina, potasio, ácidos málicos y cítricos, mucílago y otros minerales. La bardana se clasifica dentro de las plantas medicinales emolientes y protectoras. Por sus propiedades calmantes, antibacterianas, antifúngicas y antipruriginosas, hoy se utiliza especialmente para las afecciones de la piel y mucosas.
 
Su gran contenido en inulina, polisacárido que se encuentra también en la fibra dietética, fomenta el crecimiento de bacterias saludables para el organismo. La bardana tiene probados efectos antipruriginosos, lo que significa que alivia el picor de la piel y mucosas utilizada externamente. Esta planta se usa en el tratamiento del acné, los forúnculos y eczemas por su acción purificante y calmante. Y al contener aceites esenciales (oleum bardanae), posee propiedades hidratantes.
 
 
 

¿Y sus usos tradicionales?

 
     
     
El uso medicinal de la bardana se remonta a la antigüedad. En la Edad Media se la bautizó como "planta que limpia la sangre" por sus efectos bactericidas y diuréticos. Su raíz cocida se utiliza aún en medicina tradicional europea; la planta tiene también indicaciones en la farmacopea china y sus semillas se han usado como purgante.
     
Su "receta" en la antigüedad fue muy común a través de la preparación infusiones y cataplasmas (de raíz fresca cocida y hojas de bardana prensadas) para tratar afecciones cutáneas.

La inulina y el mucílago, principios de la bardana, eran utilizados por sus efectos calmantes del tracto intestinal. Además, esta planta se ha empleado en la eliminación de orina, aunque dicha indicación diurética es hoy poco común.

También se ha usado para eliminar la seborrea del cuero cabelludo. Hoy los japoneses aún comen ensaladas a base de raíz de bardana picada y hervida en agua salada.
  Zelesse: Uso de la bardana