Infecciones vaginales en la mujer

Mecanismos de defensa de la zona íntima

 
Vulvovaginitis: lo que necesitas saber    

La vulvovaginitis representa una gran parte de las consultas médicas en Atención Primaria, Ginecología  e incluso en las urgencias hospitalarias. Supone dos de cada diez consultas ginecológicas. La razón es que una gran mayoría de mujeres, el 75%, sufre síntomas de vulvovaginitis (picor, inflamación…) al menos una vez en su vida. Y casi la mitad de ellas repite episodio, según datos de la Guía Práctica de Asistencia de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Con la ayuda de la ginecóloga Miriam de la Puente, del Hospital Clínico San Carlos (Madrid) vamos a responder  a las dudas más frecuentes sobre la vulvovaginitis, patología capaz de mermar calidad de vida de las pacientes.
 

Carmen Arnanz

     

¿Qué es la vulvovaginitis?

 

Si te diagnostican vulvovaginitis, significa que sufres una inflamación de la mucosa vaginal y de la piel vulvar, aunque no siempre se inflaman ambos epitelios a la vez. La llamada vulvovaginitis candidiásica es la más común en Europa. Pero en Estados Unidos, es la segunda afección vaginal más usual,  ya que la primera es la vaginosis bacteriana. También existe otra inflamación de la piel vulvar o vaginal cuyo origen es una irritación o alergia.

 

¿Cuáles son los síntomas de la vulvovaginitis?

 
Es muy posible que notes síntomas como:
 
  •    Más secreciones vaginales, que a veces pueden tener mal olor
  •    Irritación de la piel en la zona vulvar o en la mucosa vaginal: puedes notar picor, ardor y dolor
  •    El color de dichas secreciones cambia según sea el origen de la vulvovaginitis
     
 

¿Cómo afecta el prurito vaginal a la calidad de vida de las pacientes?

 

Para la doctora Miriam de la Puente, “la sensación de picor es una de las más inhabilitantes para las actividades de la vida cotidiana, puesto que el alivio es difícil de conseguir de forma rápida”. Por ello, se precisa un “tratamiento adecuado y buenos hábitos higiénicos del día a día, pero que deben realizarse siempre con productos específicos”.

 

 

         
    Candidiasis  

Candidiasis

Vulvovaginitis no infecciosa

Vaginosis bacteriana

Vulvovaginitis por Thrichomona