Cuidados de higiene íntima en la mujer

La flora vaginal puede cambiar y producir olor

 

Embarazo, parto y postparto

     
Higiene íntima durante el embarazo  

Durante el embarazo existen muchos factores que alteran la flora vaginal, creando un medio óptimo para el crecimiento de organismos patógenos.

En esta etapa son frecuentes los picores y escozor, además de predisponer a la gestante a infecciones como por ejemplo por Candida albicans desarrollando vulvovaginitis candidiásica.

 
En el parto, la sangre, el líquido amniótico, etc. favorecen el crecimiento de patógenos, debido a esto en el postparto existe un elevado riesgo de infecciones.
 
 
     
  Por todo esto, una higiene íntima adecuada en la mujer embarazada es muy importante para evitar estas infecciones y ayudar a recuperar la flora vaginal tras el embarazo.  
     
 
 
 

Infecciones en las embarazadas

 
   Candidiasis. Por suerte no produce alteraciones en el feto. Si el recién nacido toma contacto con la cándida en el momento del parto, origina una infección de piel y mucosas llamada muguet, muy común en recién nacidos.
   
•   Vaginitis bacterianas. Puede afectar a las embarazadas, especialmente a las que se ven abocadas a un parto prematuro y dan a luz niños con bajo peso. Los especialistas recomiendan tratar a estas madres en cuanto se advierte la infección para evitar que se adelante el alumbramiento. Además, durante el embarazo las defensas de la mujer están concentradas en la protección de feto, por lo que sus propias barreras defensivas de debilitan.
   
•   Clamidia. Esta bacteria tan agresiva para la mucosa de los genitales puede causar esterilidad al afectar a las trompas de falopio. Causa una buena parte de las vaginitis y se trata con antibióticos. Si la madre está infectada al dar a luz, el bebé puede llegar a tener problemas graves en los ojos y en los pulmones.
   
•   Herpes. Si la mujer embarazada tiene alguna infección vaginal en el momento del parto, algunos ginecólogos se plantean practicar una cesárea, especialmente en los casos de herpes tipo 2, para evitar la posible afectación grave de órganos vitales del bebé o retrasar su crecimiento. La infección puede ser más peligrosa si la madre la ha adquirido en las últimas semanas de gestación.
   
Por contra, otros especialistas prefieren el parto natural, administrando a la madre medicamentos durante el alumbramiento. El control del recién nacido se realiza mediante pruebas como análisis de sangre o frotis. Si el pequeño está infectado, deberá recibir tratamiento de inmediato.
 
 
 

Menstruación

 
Durante la edad fértil de la mujer, el sangrado menstrual hace que la higiene íntima sea todavía más importante.

En la menstruación se hace menos ácido, las secreciones vaginales aumentan en cantidad y el tipo cambia, creando periódicamente un medio húmedo que puede favorecer la aparición de olores, molestias e infecciones en la zona.

 
  Higiene íntima durane la menstruación